L’islam avui

9788415518440

Alguns aspectes controvertits es el subtítol que porta aquest llibre. I, a jutjar per algunes reaccions que ha suscitat, es fa palès que n’hi ha uns quants d’aquests aspectes, i que un assaig que els afronti obertament, sense apriorismes, pot acabar sent igualment controvertit. Com a mostra de tals reaccions, només cal veure el recull que en fa l’editor de Fragmenta al digital Núvol.

És evident que el tema es presta amb facilitat a opinions maximalistes, prejudicis ben arrelats i discussions acalorades. En un context on els mitjans no fan més que presentar-nos les barbaritats que es cometen diàriament en nom d’aquesta religió, és d’esperar que qui més qui menys se la miri amb recel. És això el que converteix en indispensable un estudi d’aquesta naturalesa. I difícilment trobarem algú més idoni que la islamòloga Dolors Bramon, que porta dècades analitzant què diu l’ensenyança recollida en l’Alcorà i què no diu. Una aproximació a l’islam i el seu llibre, l’Alcorà, s’ha de fer des de la filologia. Anant als textos, a les fonts, i en el seu idioma original.

mohammed_receiving_revelation_from_the_angel_gabriel

Muhàmmad rebent la revelació de l’àngel Gabriel (Wikimedia Commons)

Recordo quan jo mateix estudiava religions a la Universitat Autònoma. El professor Josep Montserrat ens va presentar les religions jueva i cristiana d’una manera que mai havíem vist. I tot des de l’anàlisi dels textos, de la paraula escrita. En el moment de tractar l’islam, el professor va deixar lloc a un altre ja que va admetre no conèixer prou l’àrab. Una honestedat poc freqüent, en l’època dels tertulians a temps complet. Doncs bé, Dolors Bramon evidentment sí que domina l’àrab i pot fer una dissecció dels mots recollits a l’Alcorà en busca de resposta. Així ens permet indagar en què hi ha darrera de conceptes com gihad (que és masculí per cert) o xaria. I el que trobem és la deformació tendenciosa d’idees que, o bé tenen una presència molt marginal al llibre sagrat, o bé s’han convertit en tota una altra cosa en boca dels actuals bàrbars que cometen els seus crims tot invocant un islam que no coneixen bé i que en realitat no dóna cabuda als seus excessos.

S’ha acusat Bramon de justificar alguns costums dels musulmans tinguts per injustificables a Occident. El que trobarà el lector, més aviat, és un context ben ampli i aclaridor per cadascun d’aquests aspectes controvertits. Una lectura de l’Alcorà en la línia de les tendències més modernes i aperturistes, que no obstant això no s’aparta de les fonts originals, no vol renunciar a l’islam ni convertir-lo en el que no és. Així, veiem com les idees de Muhàmmad suposen una revolució, un salt qualitatiu, en els costums de les societats àrabs preislàmiques, on per exemple era habitual enterrar vives les nenes si es considerava que ja n’havien nascut suficients. La seva doctrina arriba per canviar aquest panorama, però és evident que no ho pot fer de cop. El que intenta, més aviat, és aconseguir un canvi gradual, conduir cap a costums més humans, més civilitzats, com per exemple en el tema de la violència contra les esposes. També en un tema que ocupa tot un capítol, i que és el del paradís que espera a les dones de vida recta. És sabut que als homes els esperen les hurís, verges complaents i sempre perfectes, però, i a les dones? Qüestions com aquesta arriben a despertar en ocasions una mena de somriure, potser amarg, per la injustícia que comporten, igual que altres particularitats com poden ser la teoria del fetus adormit o alguns dels excessos dels imams, com la defensa de la terra plana.

flickr_-_nick_perretti_-_inside_the_muhammad_ali_mosque_of_cairo

Interior de la Mesquita de Muhàmmad Ali al Caire (Nick Perretti, Flickr)

Davant d’aquests esculls que ens tornen a posar al davant l’islam més primitiu i xocant, l’autora s’arma d’arguments i ens presenta les lectures més modernes de l’islam, perquè a banda d’energúmens que distorsionen la religió per cometre barbaritats, són nombroses les figures, i escoles senceres, que busquen un islam modern, obert i capaç d’adaptar-se al present. En aquesta línia va el treball de Bramon, i veiem que aquesta és l’única sortida si volem arribar tots plegats a un enteniment, a la germanor que es proposa de manera valenta en aquest llibre fonamental: la d’assolir una civilització islamo-cristiana.

Chantal Maillard: La mujer de pie

1450370798_767713_1450371837_sumario_normal

Un libro único, inclasificable, que no se parece a nada de lo que se pubica hoy día. Chantal Maillard, autora también única e inclasificable, mujer de honda mirada azul, doctora en filosofía y poeta, elegancia y melancolía de una rara avis de la literatura española. ¿Por qué La mujer de pie? Aunque el libro no se recrea en lo personal, existe una razón personal para el título, que el lector descubrirá que tiene que ver con el dolor. Pero no sólo eso: existe también una connotación de desafío, de resiliencia, en el mantenerse en pie.

Estamos seguramente ante el libro más introspectivo y ensimismado que podamos encontrar en las librerías. Una obra cerrada en sí misma, a medio camino entre el ensayo y la poesía. Abundan en ella los fragmentos breves en que la realidad es diseccionada y reducida a sus componentes elementales. La experiencia en primera persona, a menudo dolorosa, es sublimada hacia lo universal, y el camino es la filosofía —Maillard ha sido profesora de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad de Málaga— tanto como la reflexión poética, acompañadas en ocasiones de pensamiento oriental, que la autora conoce muy bien.

El inicio es bastante narrativo y autobiográfico, pero pronto nos asalta el estilo particular de este libro, que es un estilo extremadamente nominal, una prosa en la que no hay acción, sólo análisis y contemplación. Que nadie busque nada parecido a una novela, por tanto. Esa aproximación minimalista y ensimismada puede convertir estos textos en algo casi ilegible si uno no se acerca con el ánimo adecuado. Y aunque lo haga no va a ser una experiencia fácil. No es sencillo entrar en el mundo críptico de Chantal Maillard. Sin embargo, las circunstancias de esta escritura, su razón de ser, no pasan desapercibidas, y vale la pena tratar de sintonizar ese canal de emisiones fuera del tiempo y las corrientes en boga.

1436373893_883144_1436380510_noticia_normal

Fotografía de El País

Fuera, llueve. O llovía cuando entré: la habitación es interior. Ya se me acaban las fuerzas, así pues, rápido. Hallar la postura es lo primero. Envidio los cuerpos sanos que no saben el milagro que es permanecer entero. Cuando abro el cuaderno ya no es ni por placer ni por voluntad literaria sino por la necesidad de controlar lo que queda y dar constancia de lo que no. Nada de lo que escribo coincide con lo que quisiera decir. Por la aceleración, probablemente. La mente aguijoneada por el fármaco. Demasiado veloz, el proceso; la mano no alcanza a seguirlo, y la cabeza se cansa de esperar. No hay sabiduría cuando la mente se acelera.

He aquí un fragmento crudamente revelador, a la vez que doliente. Podría parecer un texto marcado por la autocompasión , pero va más allá de eso. No es tampoco un libro para leer seguido, sino más bien para tenerlo cerca, visitarlo, acercarse a él en momentos en que nuestra sensibilidad esté dispuesta. A través de su voz nos acercaremos a pequeños y grandes componentes de la existencia humana, y a una autora muy personal que nos revela su mundo, el nuestro.

Os dejo el principio del libro que ofrece Galaxia Gutenberg en este enlace.

Pórtate Bien, Noah Cicero

cubierta

Que si la Alt-Lit esto, que si la Alt-Lit lo otro. Sea como fuere, la de “padrino de la Alt-Lit” es todavía una de las cartas de presentación más habituales para el estadounidense Noah Cicero. También se dice de él que es un existencialista y un escritor político. Todo ello se puede dar por bueno, pero vamos  a ver quién es el autor de Best behavior.

Cicero es oriundo de Youngstown, ciudad deprimida a lo Detroit pero en Ohio, y nacido en una familia trabajadora de vagas raíces sicilianas. Falto de estudios universitarios hasta bien entrada la edad adulta, hace trabajos mal considerados y peor pagados en restaurantes, junto a otros miembros de la decadente comunidad local. Pese a eso, va publicando novelas desde jovencito, como The human war en 2003, y emerge como una voz respetada en el panorama de la literatura independiente, siendo una pieza clave del grupito de la Alt-Lit. Según dicen, la novela que nos ocupa vendría a ser una obra de cierta madurez, aunque la traducción haya llegado transcurridos unos años desde la aparición del original.

panoramic_view_youngstown_ohio_1910

Wikimedia commons

Leyendo Pórtate bien tenemos ya bastante material para construir la biografía de Cicero. Y es que es una novela que lleva el estandarte del autobiografismo, además de repasar someramente los hechos más relevantes de su vida. Tanta es la sensación de veracidad que cuando, pasado el ecuador de la novela, vemos que llaman al narrador por el nombre de Benny Baradat, una cierta extrañeza nos invade. Que el nombre aparezca de manera tan tardía desconcierta, pero una vez captamos el juego no es difícil descubrir luego a otros colegas alt-literatos como Tao Lin o Zachary German bajo otros nombres, toda vez que sus descripciones parecen coincidir plenamente con sus modelos reales.

Nos explica el prólogo que el punto de partida es la idea de hacer una novela generacional, un retrato lo más realista posible. Y cabe añadir que ese objetivo parece cumplirse con buena nota. Cicero habla de su generación —él nace en 1980—, la del milenio, o la de otras etiquetas que propone él mismo. Por ejemplo:

Gente a la que le gustan los cacharros (cabe abreviarlo como Generación Cacharro).
Generación de los Mensajes por el Móvil.
Generación de los Licenciados Universitarios Sin Trabajo.

pág. 9

La primera mitad del libro se centra en los ambientes de Youngstown, ciudad antaño industrial cuyos pobladores malviven sin muchas esperanzas, tratando de sobrevivir, azotados por tiroteos esporádicos, adicciones masivas, alienación galopante. Hay en estas páginas una voluntad de hacer un fresco humano, relatando las circunstancias personales de cada personaje. Los traumas familiares son casi omnipresentes, como lo es el alcoholismo. Especialmente cuando hay escenas de vida nocturna y diversión, se hace patente ese desequilibrio que aflora a medida que caen los cubatas. La ambientación invernal hace pensar en una versión proletaria de Chilly scenes of Winter de Ann Beattie —o Postales de invierno en la traducción que publicó Libros del Asteroide—, autora referente para estos chavales de la Alt-Lit. La sensación global es que Estados Unidos, y el medio-oeste en concreto, es un lugar espantoso para vivir.

6490885065_fbb9a8c705_b

Flickr

La segunda mitad narra la estancia de Noah/Benny en Nueva York para que lo saque una revista junto a sus compañeros de grupo literario, y realmente el valor documental de estos capítulos puede llegar a ser muy alto con el tiempo. Ahí Benny pasa horas junto a Petra, una amiga de internet que se vuelve entonces física con todo lo que eso implica, y que encarna bastante bien el ideal de los que se instalan en Nueva York para vivir como un neoyorquino. La vida en la Gran Manzana aparece como un nido de frivolidad y de culto a la apariencia. Estamos en la gran eclosión de lo hipster, todos los hombres lucen bigote y ropa de segunda mano. El protagonista se muestra crítico en todo momento: él encarna de hecho los valores contrarios, se presenta como un chico corriente del medio-oeste que valora sus empleos sencillos y rechaza la inanidad que lo rodea. Lo cual no le impide participar en todo ello como uno más.

Es impagable el retrato de otro escritor joven, Hu Chin, tras el que es fácil adivinar al autor de Taipei o Sexo tras unos días sin vernos. Junto al resto de jóvenes forman un grupo de lo más peculiar, o quizás no tanto si tenemos en cuenta las aspiraciones de esa juventud neoyorquina que trata de vivir artísticamente. Todos persiguen un mito, y lo hacen con la mezcla de joie de vivre y de angst característica.

img_20170130_203703

Spoiler

Pórtate bien fluye veloz ante nuestros ojos de lector, y resulta muy fácil dejarse llevar de la mano de Noah Cicero por esos ambientes americanos. Su prosa se basa en frases cortas siempre, sencillas, naturales. La observación, la crítica, la política, está hábilmente injertada, y el aburrimiento vital de quien nos habla —nunca sucede nada, nunca sucede nada— no conlleva el aburrimiento del lector. Cabe decir que la traducción se podría haber hecho mejor. Es verdad que el título original es puñetero, pero también que tenemos un problema con las vaginas. A los anglófonos les encantan, y a nosotros también, pero tendría que estar claro que no hablamos de lo mismo.

El Mundo maravilloso de Javier Calvo

muindomaravilloso

Tenía pendiente desde hacía tiempo esta novela que, por su extensión, imponía un poco —sus 550 páginas parecen cada vez más para los cánones actuales— y parecía reclamar una entrega atenta por parte del lector. Cualquier libro de Javier Calvo requiere esa entrega, pero lo cierto es que Mundo maravilloso es una lectura divertida, ágil y que crea adicción.

Es atractiva por muchas razones y eso a pesar de sus personajes, todos ellos anormales y grotescos. Entre las razones de su atractivo están primero de todo la solidez de la trama, que se adentra en el mundo del crimen organizado pero con una agradable riqueza de motivos y un humor negro marca de la casa. También el estilo, 100% Calvo, con su narrador omnisciente y cinematográfico, sus repeticiones, sus descripciones a menudo hiperbólias e hilarantes. Un ejemplo es el fugaz personaje de Álex Jardí, autor de un libro llamado Los ríos perdidos de Londres y que es el tipo con el culo más grande que jamás han visto los otros personajes.

No menos extremos son los matones Aníbal Manta, acomplejado lector de cómics de la Marvel, o el asqueroso de Juan de la Cruz Saudade, ex-policía, miembro de las Brigadas Blanquiazules y uno de los tíos más primitivos que quepa imaginar. El protagonista, Lucas Giraut, tampoco se salva del bizarreo, a pesar de sus trajes caros y sus modales finos. El único contrapunto puede ser la adolescente lectora obsesiva de Stephen King, cuya novela ficticia Mundo maravilloso está insertada en ésta otra en pequeños fragmentos, y habla de una invasión de seres de otro mundo que la adolescente, Valentina, acabará creyendo real, y uno acabará por pensar que acaso ella sea la única que ve la realidad.

61m2jzclmwl-_sx326_bo1204203200_

Sobre estos fragmentos apócrifos de Stephen King, es gracioso comprobar cómo alguna opinión vertida en Goodreads considera que son los únicos bien escritos, ya que lo están de una manera convencional. Es cierto que el estilo de Calvo puede desconcertar, como también que sin él sus novelas perderían mucho.

Mundo maravilloso tiene guiños y referencias pop —la afición a Pink Floyd de los mayores, la cita inicial de Jhonn Balance de Coil— así como ocultistas —el supuesto uso de la magia enochiana en el proceso de escritura o el personaje de Arthur Travers, que también remite a Los ríos perdidos—. No podía faltar tampoco la dimensión apocalíptica del relato, que cobra fuerza hacia los últimos compases de la historia.

En definitiva, ésta es una novela de personajes anormales que a pesar de eso resulta adictiva y divertida, bastante cercana al género policíaco pero con la riqueza de matices que inyecta siempre Javier Calvo, de manera que puede atraer a lectores de gustos muy diversos, incluso a detractores de ese género como yo mismo.

El arte de volar (2009) de A. Altarriba y Kim

978846792471801_g

Cuando este año me animé a asistir al Salón del Cómic de Barcelona, no sabía que iba a dar tantos frutos en tan poco tiempo. Acompañé a mi pareja, que es -o era, diría ya- más amante de los cómics que yo y acabé encontrando varias perlas. En esta ocasión, no quisiera hablaros de mis adquisiciones, si no de una de las obras anteriores de Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) y Kim (Barcelona, 1952). Si bien solamente he tenido el placer de leer uno de los cómics ilustrados por Kim, de Altarriba me siento un poco fan ya.

Antes de leerme, el último de Altarriba junto a Keko, Yo, asesino (2014), preferí guiarme por el consejo de otro amante de los cómics que conozco y leer El arte de volar (2009). Poco me imaginaba que me iban a impactar tanto a mí unas viñetas. Reconozco, aun así, que el hecho de que esta obra se base en la vida del padre de Altarriba, quien se suicidó en 2001, me resultó llamativa desde el principio, no debe ser fácil compartir con el mundo un hecho como este.

portada-guia-sidebar

Y es en ese momento en el que empieza El arte de volar: Antonio Altarriba padre, se escabulle del cuarto de su residencia hasta la cuarta planta para lanzarse desde una de las ventanas. Estas primeras páginas ya son arrebatadoras con frases como “Yo sí sé cómo lo hizo… Soy el único que puede saber cómo lo hizo… porque, aunque no estaba allí, estaba en él… Siempre he estado en él porque un padre está hecho de sus hijos posibles…” o “Pero lo que sé de él no es por haberlo oído o leído… lo que sé de su vida es porque, como he dicho, yo estaba en él o, quizá, era con él… y ahora, una vez muerto, él está en mí” o también “puedo asegurar que, aunque parecieran unos pocos segundos… mi padre tardó noventa años en caer de la cuarta planta”.

Como lectora no aficionada a las viñetas (o no hasta el momento, al menos) puedo aseguraros que me sorprendió la manera como esta historia me caló muy dentro al cabo de pocas páginas. Es impresionante el cariño con el que Altarriba escribe la historia de las pérdidas y las frustraciones de su padre, lo que acabó con sus ganas de vivir. Quizá es una muestra de que el suicidio no siempre es el arma de los cobardes, también el arma de los valientes. ¿Quién le asegura a uno que ese acto de quitarse la vida salga bien o no quede más lisiado que antes?

Así, a grandes rasgos, diría que la vida de Antonio Altarriba padre fue una vida llena de ideales utópicos que se desmenuzaron y se fueron partiendo sin pausa en la vida de Antonio Altarriba. Quizá sea, junto al libro Un cel de plom (Un cielo de plomo), una de las historias más conmovedoras que he leído en los últimos meses.

arte2

En este cómic, encontramos ideales utópicos, deseos y pasiones que se ven truncados una y otra vez por los hechos históricos (la guerra civil, el exilio…) y las circunstancias familiares (la familia que le infravalora en el campo, Petra y sus creencias religiosas categóricas, su prima Elvira que lo utiliza para sus propios intereses…).

Un personaje con unos objetivos claros que se ve obligado a renunciar una y otra vez a ellos por hechos que escapan a su control hasta cierto punto. Una época convulsa, la que le tocó vivir; la Guerra Civil, la posguerra, el exilio. Una catástrofe social y psicológica, una tras otra, desde la familia a los amigos… Un relato lleno de cariño por parte de Altarriba hijo.

Veredicto: Yo no esperaría para ir a buscarlo a una biblioteca o librería.

Paseos con Javier Pérez Andújar

paseos-con-mi-madre

No hace mucho le regalé a mi madre Paseos con mi madre de Javier Pérez Andújar. A sabiendas de que desoía sus peticiones de recibir alguna novela romántica, quise intentar que probase algo nuevo. Alguna lectura que, aunque se apartase de los caminos clásicos de la novela, pudiera ofrecerle al menos referencias conocidas, temas cercanos. —Mira, mamá, habla de San Adrián, incluso aparece La Llagosta. ¡La LLagosta!— Y ¿qué mejor que regalarle a una madre un libro sobre la madre de uno?

Pues bien, a estas alturas debo asumir el fracaso de mi idea. La receptora del regalo lo abandonó afirmando que al libro le faltaba algo. Y ese algo es la narración. Que no es poco, desde luego, pero al mismo tiempo ese carácter no narrativo —pronto vemos que el libro tiene más que ver con la poesía, aunque sea prosa— es parte de su atractivo. Pérez Andújar parece tener claro desde hace bastante de qué quiere hablar, que es de su mundo: su entorno familiar y geográfico, su ambiente; su trayectoria, su pertenencia al extrarradio físico y literario. Tras su paso por el underground pudo consagrarse a estas obras que son en realidad una sola. Desde Los príncipes valientes al Diccionario Enciclopédico de la vieja escuela, pasando por estos Paseos e incluso su reciente pregón de las fiestas de la Mercè o el cuento de estas pasadas navidades, son todas creaciones que giran en torno a lo mismo, variaciones sobre sus grandes temas: los polígonos, los tebeos, la lucha obrera… Y la identidad.

Esta unidad de la obra lo acerca a algunos grandes, pongamos por ejemplo Josep Pla, acompañada como va de unos principios irrenunciables y una honestidad que sin duda le ha granjeado detractores. Pérez hace de todo todo menos esconder sus filias y fobias, quizás porque su obra es una herramienta de investigación, de búsqueda de sentido y de una identidad huidiza. De la unidad de temas y estilo me daré cuenta —por decirlo como él— cuando vea reaparecer ese uso del futuro. Precisamente ese uso del tiempo, que se mueve caprichosamente en todas direcciones, es un rasgo marca de la casa que aleja la noción de narratividad y que aporta esa sensación de inmediatez, de fidelidad al vaivén de los pensamientos. Él mismo afirma que su maestro en este sentido fue Philip K. Dick.

Recientemente estuvo en esta ciudad Iain Sinclair hablando de lo suyo: la psicogeografía, esa propuesta de estirpe situacionista que tiene que ver con caminar y fijarse en lo que hay por la calle, y en cómo esto influye en la gente y es moldeado por la gente. Aunque me apuesto algo a que Pérez Andújar abominaría de esta etiqueta, pienso que su propuesta tiene bastante de psicogeográfico. En Barcelona uno puede ver a escritores si accede a ciertos ambientes, cerrados por lo general. Por la calle esta posibilidad se vuelve casi remota. Pues bien, a Pérez Andújar se le ve con cierta frecuencia andando por la calle, despacio, en petit comité, poniendo de manifiesto que lo que debería ser natural se ha convertido en una rareza en la actualidad: el contacto directo con el mundo real.

Julio Llamazares y Escenas de cine mudo

37119_1_escenasdecine

Planetadelibros.com

Si hay una constante en la obra de Julio Llamazares es una cualidad poética muy particular que expresa, mediante múltiples formulaciones, la nostalgia de un mundo perdido, el propio. Cualquier biografía del autor, por sucinta que sea, suele recoger el hecho de que nació en un pueblo, Vegamián, hoy desaparecido. Ese origen situado en unas coordenadas desaparecidas de la provincia de León alcanza el carácter de mito en su literatura, aunque este mito vaya mucho más allá de lo geográfico. En Escenas de cine mudo, publicado originalmente a mediados de los 90, vemos que donde se crió realmente Llamazares es en otro pueblo leonés, Olleros, y que pese a no estar bajo ningún embalse —el hecho de que Vegamián desapareciera por culpa de un embalse que hizo otro escritor, Juan Benet, me parece el colmo de lo literario—, pertenece también a un mundo perdido: el de los pueblos mineros, la aspereza de la vida allí, y también por supuesto la infancia, el aprendizaje.

Las fotografías de un álbum familiar son el punto de partida para recuperar un pasado que se ha ido desdibujando —hasta llegar a confundirse con los sueños en ocasiones, aunque eso da lo mismo, nos dice— y que va mas allá de esa niñez provinciana para retratar asimismo la rutina inclemente de la familia, de los mineros, de los personajes más llamativos del pueblo. Estamos en el terreno de la autoficción, que no de la autobiografía, y así nos lo hace saber el autor antes de empezar:

Esta novela, que no otra cosa es por más que a alguno le pueda parecer una autobiografía (toda novela es autobiográfica y toda autobiografía es ficción), se sitúa en una época y en unos escenarios que existieron realmente. Aunque los nombres no son los mismos, salvo excepciones, ni las historias que allí ocurrieron son exactamente éstas, unos y otras se les parecen bastante, al menos en mi recuerdo. Cualquier parecido con la realidad no es, por tanto, mera coincidencia.

911110_1

Funeral por un minero en Olleros (Lobo Sapiens/Diario de León)

Hace unos días hablé por aquí de un libro mucho más reciente, Germà de gel de Alicia Kopf, que sigue la estela de este género autoficcional, y que parece proponérnoslo como una novedad, en la línea de otros autores jóvenes que también recurren a ella. Como Tao Lin, sin ir más lejos. El libro de Llamazares nos permite ver que eso de hablar de uno mismo novelescamente ya estaba inventado, antes de los susodichos y antes de que Javier Cercas mezclara realidad y ficción o que Amélie Nothomb lo pusiera de moda. Siguiendo con la comparacion entre Escenas de cine mudo y Germà de gel, constatamos que, aunque el punto de partida es hasta cierto punto asimilable, y que comparten incluso el protagonismo del frío, los resultados pueden ser completamente dispares.

El hecho diferencial del autor leonés es, como decía al principio, lo poético de su texto. Realmente esta novela tiene mucho más que ver con la poesía que con la narrativa, y eso la hace muy sugestiva. La ausencia de línea argumental, más allá del discurrir del propio tiempo, o el estatismo que sugieren estas “escenas” no da lugar a una lectura densa ni aburrida, sino que las palabras fluyen con una rara transparencia: nos está hablando de nuestra propia historia, y nos habla dirigiéndose a lo más hondo.